¿Por qué es tan bueno el Café de Honduras?

Los primeros usos del café en Centroamérica tuvieron un carácter medicinal. En Honduras esta práctica se combinó, en las tres primeras décadas del siglo XIX, con su uso como bebida saboreada, que bien pudo haber acompañado cualquier comida del día. Las primeras importaciones de café en 1833, para degustarlo como bebida, al menos las conocidas por el momento, procedían de Belice. La cantidad importada fue de ocho sacos que venían consignados a Cabal y Follin, cuya casa comercial seguía importando este producto en 1833.

De igual forma, la tienda de Marín Felipe Bernandino importó, en 1838, una buena cantidad de café, pagando dos pesos por cada arroba. La entrada de este producto se registraba en los puertos de Omoa, Trujillo y Amapala, procedente, en la mayoría de casos, de La Habana. Los importadores eran casas comerciales que en su totalidad pertenecían a extranjeros. Pero no solo importaban café, sino que acarreaban las lozas necesarias para beberlo.

Hasta el momento se desconoce si en aquella época había lugares públicos en Honduras para beber café, como sí los había en Guatemala a fines de la década de 1850. Sin embargo, los registros aduaneros de 1860 consignan la continua importación de cafeteras por docenas.

Cafe de Honduras ecologico

Honduras es un país en el que unas 120.000 familias se dedican al sector cafetero y en el que más de 300.000 hectáreas se destinan a la plantación de cafetos. El café llegó a Honduras en el siglo XIX y en la actualidad ya representa más del 35% del PIB agrícola del país.

Los granos hondureños se caracterizan por su aroma afrutado y por tener un punto justo de acidez que nos encanta en Candelas. ¿Cómo se consigue un producto de tal calidad?

  • Un clima privilegiado

Honduras se sitúa en Centroamérica en una región que se caracteriza por su clima tropical y su orografía montañosa. En la zona costera hondureña, bañada por el océano atlántico, las lluvias son abundantes. Los diferentes ecosistemas del país permiten que el café se cultive en distintas zonas, obteniendo cosechas ricas y complejas.

  • Cafetos a la sombra

El 98% de las plantaciones de cafetos en Honduras se encuentran bajo sombra. De esta forma se retiene la humedad del suelo  (en un país en el que las altas temperaturas son constantes) y se evita que la sequía afecte de forma negativa a las plantas. Además, se trata de un tipo de producción respetuosa con el medioambiente y que enriquece la calidad de la tierra.

  • Granos de altura

Los cafés cultivados a gran altitud producen un grano con mayor acidez y son más aromáticos. Honduras es un país cuya altitud media supera los 1.000 metros. Gran parte de las fincas cafetaleras de Honduras se sitúan a unos 1.500 metros de altitud sobre el nivel del mar. En honduras podemos hablar de un café “de altura” cuando se ha cultivado a más de 1.520 metros.

  • La apuesta por el desarrollo y la innovación

El Instituto Hondureño del Café (IHCAFE) es una institución de apoyo para el desarrollo de la industria cafetalera del país. El IHCAFE se dedica a la investigación y a la transferencia de tecnología para asegurar que la producción Hondureña se ajusta a la demanda del mercado actual.

  • Priorizando la calidad

En Honduras está prohibido por ley cultivar variedades de baja calidad. La producción hondureña es de café Arábica 100%. Las variedades más utilizadas son la “Típyca” u la “Bourbon”. Además, la mayoría de caficultores utilizan métodos de producción y recolección tradicionales lo que deriva en una mayor calidad del grano obtenido.

Compra en Vrax nuestros productos ecológicos

Deja un comentario

0
MI CARRITO
  • No products in the cart.